Cinco años, cinco Hub Alumni, cinco historias
13 junio 2019 - Adriana Lopez

Caracas, 13 de junio de 2019.- Llegamos a nuestro quinto aniversario y lo celebramos rindiendo homenaje a esos emprendedores de Triple Impacto que nacieron, crecieron y se desarrollaron en nuestros espacios y hoy ya están en otro nivel.

Para esos egresados del Impact Hub Caracas va este sentido obsequio de la mano de nuestros también Impact Hubbers de Epix, una micro historia de su emprendimiento y su experiencia en Impact Hub Caracas.

Y como toda celebración tiene sorpresas anunciamos que con ellos nace nuestra nueva membresía Hub Alumni, que otorgamos a todos aquellos emprendedores que se graduaron del Impact Hub Caracas.

***

Ana Cristina Vargas

Ahora es el momento correcto

El Impact Hub Caracas es como una familia. Al llegar ahí te adoptan un poco, te orientan, te abren los ojos a diferentes perspectivas, y todo eso ayuda a que uno poco a poco se vaya encaminando a lo que puede ser.

La confianza y el impulso que me brindó la comunidad fue clave para pasar de ser “Ana la arquitecta” a “Ana la emprendedora social”. Me hicieron pensar en la filosofía del proyecto y sus posibilidades de crecimiento, más allá de ir a un lugar y enseñar lo que me gusta sin tener un plan de sostenibilidad a largo plazo.

Entendí que no podemos dejarnos llevar por las dificultades, exigirnos menos o quedarnos con lo pequeño. Al menos en mi ámbito de acción, nos encontramos con muchas oportunidades para desarrollar nuestro proceso educativo. Y, sobre todo, nos dimos cuenta de que los niños siguen creciendo sin importar cómo esté el país; así que la única oportunidad de intervenir un poquitico en su vida para ayudarlos a construir su futuro, es hoy. Eso hace el Impact: te hace imaginar y trascender.

***

Daniela Dávila

Autenticidad

Desde pequeña busqué amistades sinceras; que no fueran por interés o superficiales, sino que realmente compartiéramos visiones de cómo queremos que sea el mundo. Entonces aprecio mucho que la gente se muestre como es, y esa autenticidad es una de las cosas más importantes que encontré en el Impact Hub Caracas. Aquí conocí a Luis, mi socio actual, alguien con quien comparto valores fundamentales, tanto, que siento como si lo conociera de toda la vida, y en quien confío totalmente.

Vine al Impact con mi estudio de branding y diseño llamado Ikigai, una palabra japonesa que significa razón de ser, pero fue aquí donde realmente conseguí ese motivo para levantarme todos los días. Además de mi socio conocí a tantas personas con valores similares a los míos; aquí hay personas que creen en la excelencia y en el compromiso, que están creando y que confían en sí mismas.

***

María Valentina González

Siempre sí

Soy Arquitecto de formación, que es una carrera que tiende a tener procesos muy individualistas. Entonces llegar al Impact Hub Caracas me hizo darme cuenta de que no tienes por qué hacerlo todo sola. Más allá del coworking, este es un espacio donde puedes sacar tus ideas de tu cabeza, ponerlas sobre la mesa, estar abierto a que otros te hagan aportes y estar dispuesto a reflexionar-te.

Desde la primera vez que atendí un llamado del Impact Hub Caracas, que fue aplicando con Incursiones al programa Tech Camp, comencé a cuestionarme: ¿Qué estoy haciendo?, ¿por qué lo estoy haciendo?, ¿efectivamente lo que hago apunta hacia mi objetivo final? Y creo que esa es la magia de esta comunidad, que te pregunta y te escucha porque confía en que tienes algo relevante que decir.

Mis socias y yo hablamos mucho del Impact Hub a otras personas, y cuando hay alguna convocatoria y nos preguntan: “¿Qué opinan? ¿Se anotan?”, nuestra respuesta es: “Siempre, siempre: Sí”. Mientras creas que puedes participar, di que sí. Porque es una nueva invitación a abrir tu abanico de posibilidades, revisar cómo estás creciendo y pensar qué más puedes hacer. En ese proceso de crecimiento las personas de este lugar a veces te toman de la mano y otras veces te iluminan los pasos. No sé si fue solo con las ganas enormes de andar que teníamos al principio, pero sin las preguntas del Impact, hoy no estaríamos cumpliendo cuatro años de camino.

***

Alberto White

Batea tu propio home run

Siempre quise tomar riesgos. Por eso cuando tenía veinticinco años y me encontré trabajando en un banco, en algo que de verdad no me gustaba, decidí volver a mi país e iniciar un camino con base en cuatro pilares: coraje, impacto social, sustentabilidad y Venezuela. Así llegué al Impact Hub Caracas, solo con la idea de lo que hoy es una realidad: Cacay Pure.

Durante el crecimiento de la empresa pasé por todas las membresías que para ese momento me proponía el Hub, hasta obtener mi escritorio fijo y oficina. Tardé tres años en ganar el primer dólar; pasé por momentos de incertidumbre muy difíciles. En todo ese proceso, este espacio siempre me dio fuerzas.

Creo que en algún momento de la vida todo el mundo tiene que tratar de hacer un home run. Es lo que estoy haciendo. Y vas a sentir miedo, estrés, dudas, pero si estás rodeado de gente que lo está intentando también, eso te inspira, encuentras cómo darle la vuelta y sigues adelante.

***

Armando Goncalves

Una explosión de cosas buenas

Soy totalmente apasionado en todo lo que hago, hasta en las cosas más tontas. Si voy a cocinar o a hacer un avioncito de papel, hay un entusiasmo por hacerlo lo mejor posible, optimizarlo e inventar algo nuevo.

Y eso fue lo más valioso que encontré en la burbuja de alegría que es el Impact Hub Caracas: donde hay muchas personas que como yo aman lo que hacen. Personas que, como todo emprendedor, están conscientes de que cometemos muchos errores antes de acertar, pero que se adaptan a los cambios y siempre brindan una mano amiga.

El convivir con otros emprendedores y aprender de ellos me mostró lo importante que es juntar a las personas buenas; porque separadas hacen un impacto, pero juntas hacen una explosión poderosísima.

***

CRÉDITOS EPIX:

Fotógrafa: Susana León/ Elizabeth Hernández (Armando Goncalves, fotografía 3)

Entrevistadora y escritora: Saymary Silva.